martes, 2 de diciembre de 2014

Trabajo Final. Comunicación Social- UCES


"El bullying en Rafaela: su abordaje en las escuelas secundarias"

Trabajo documental realizado por un grupo de alumnos de Comunicación Social de UCES dentro de la cátedra Producción Periodística. El tema investigado es el Bullying, y fue abordado dentro de la realidad de las escuelas secundarias de Rafaela.
El mismo se realizó a principios del 2014, en el marco del trabajo final de la carrera.
Se elaboraron dos piezas audiovisuales que se muestran a continuación:

"El silencio, golpea y duele"





"Cansate y revelate"






miércoles, 3 de septiembre de 2014

Campaña sobre bullying


"SI NO HACES NADA, SOS PARTE"
Desde el Consejo Publicitario Argentino se impulsó para la realización de una campaña sobre la problemática del bullying. La misma trata de brindar información y concientizar sobre la importancia de intervenir frente al conocimiento de algún caso.  
Para ello, elaboraron en conjunto con el cantante de rap, Emanero (estuvo a cargo de la composición de la canción) una pieza audiovisual. La misma, muestra el padecimiento que sufre un chico, quien es acosado por sus compañeros, y le ruega a sus padres, a través de la canción, que hagan algo para frenar la violencia que recibe. 
En esta pieza, trabajaron con la victima de bullying y con los padres,quienes serian testigos de los casos. Destacando estos protagonistas, se manifiesta que, quien observa y no interviene para detener la violencia también es generador de bullying, como el que lo aplica.  
Pieza grafica. 

Además utilizando la gráfica, elaboran afiches que tenia la misma propuesta social que el cortometraje, decir: "NOBULLYING".

Para proveer mayor información, la Organización cuenta con un sitio web (www.sinohacesnadasosparte.org) que contiene información acerca de bullying, (concepto, protagonistas, manifestaciones), testimonios de chicos, padres y especialistas que dan su opinión respecto al tema. 














martes, 2 de septiembre de 2014

Crónica

¡Basta de bullying!¿Qué les hice?

Al oír la alarma, Pedro se despertó e instantáneamente dijo: - No quiero ir a la escuela, ¡No quiero! Solo quiero dormir. 
Permaneció acostado un rato más, miraba al techo, daba vueltas para un lado y otro de la cama, y se preguntaba tomándose la cabeza: ¿Por qué tengo que ir a la escuela?.  
Desde la cocina, su madre que estaba preparando el desayuno le avisó: 
-Arriba Pedro, son las 7. Levántate y veni a desayunar que vas a llegar tarde.
El año recién comenzaba, era un 10 de Abril y Pedro deseaba que finalice. Fastidiado se preguntaba: -Ufa, ¿Cuándo va a terminar este infierno?. 
A pesar de su desgano, se levantó.  Primero fue al baño, luego volvió a su dormitorio a vestirse mientras decía: -Nadie me entiende, solo pido quedarme a dormir.
Pedro tenía 15 años,  su pasión eran los libros y detestaba los deportes, actitud que era causa de bromas entre los chicos de su edad. Físicamente era pequeño, y sumado a su falta de interés, esto generaba quedar excluido en los partidos de fútbol que se organizaban en el colegio.
Antes de ir a desayunar, quedó unos instantes observando los libros que tenía en su habitación. En el inventario de cosas que había allí, estos predominaban. Eran sus mejores amigos, sobre todo los de Julio Cortázar, su ídolo. Él los contemplaba y pensando en voz alta expresó: -Por suerte existen ustedes.
Mientras desayunaba le comentaba a su Mamá que no quería ir a la escuela, y se excusaba: -Che Mamá, no me siento bien,  me duele todo el cuerpo. 
Sin embargo, su madre le respondió: -No Pedro, no podes faltar. Recién empieza el año y vas a acumular, innecesariamente, faltas.
Entonces Pedro demostrándole fastidio tomó su mochila, y a paso lento y cabeza gacha, se fue caminando rumbo a la escuela. Tenía puesto un guardapolvo gris y cargaba con una mochila que le encorvaba la espalda. 
Llego tarde a la escuela, su curso ya estaba en el aula. Entonces apuró el paso para que no le pongan tardanza. Casi corriendo y exhausto entró a la clase. Saludó a su profesora de inglés que estaba en su escritorio y sin levantar la vista se dirigió a su banco.
Mientras tanto, la docente avisaba que la clase iba a ser dinámica: -Bueno chicos, hoy trabajaremos en conjunto, formaremos grupos de a dos y se formularan diálogos. De esta manera vamos a enfocarnos en la producción de preguntas y en la pronunciación.
Bullying moral [1]
No obstante para Pedro, la clase no había comenzado. Su mochila estaba cerrada, sus útiles guardados y él miraba detenidamente el suelo. La profesora atenta a su postura, le preguntó si le pasaba algo y desde el costado, un alumno señaló:-Siempre hace lo mismo profe, busca protagonismo.
En cambio ella insistió en saber,  pero Pedro expresó que nada le ocurría. Entonces, le pidió que se acomode adecuadamente para la clase, y le consulto: Pedro, ¿Podrías preguntarle a Juan sobre lo que hizo el fin de semana? 
Esto generó que desde el fondo del aula un grupo de sus compañeros empiecen a reírse y a cantarle:- Cerebritooo, cerebritooo, cerebritoooooo
Ante la falta de respeto, la maestra avisó que pondría amonestaciones ante algún otro comentario descalificador. Igualmente los murmullos continuaron.  
El timbre sonaba indicando el horario del recreo, momento en el que decenas de chicos ocupaban el patio. Se observaba que estos jugaban, se reían, mientras Pedro estaba en un rincón aislado de todo eso.   
 En esa soledad, él disfrutaba de comer un sándwich de jamón y queso, aunque de a ratos se interrumpía ante el acoso de un grupo de compañeros que lo molestaban. Estos, pegandole palmadas en la cabeza y riéndose le decían:- Dale librito danos un poco del sándwich, no seas egoísta. ¿Te lo vas a comer todo? ¡Gordo!
 El hostigamiento prácticamente duró todo el recreo. A pesar de la constante agresión Pedro no lloró, solamente suplicaba:-¡Basta! dejen de molestar, ¿Qué les hice?  
Él parecía no entender que pasaba, no sabía por qué se la agarraban siempre con él.
Cuando el timbre volvió a sonar, la violencia cesó por unos minutos. Todavía quedaba una materia, era informática en la sala de computación. Pedro fue hasta su aula a buscar un cuaderno y luego se dirigió para la sala en la que los esperaba su profesor. En el recorrido se podía escuchar que sus compañeros lo empujaban y le decían: -Dale pavo apurate, ni para caminar servís. 
Bullying físico [2]
Y ante la provocación, él avanzaba sacándolos con sus brazos y expresaba: -Dejen de joder, molesten a otro.
Eran las 11 y aún faltaba una hora para irse a su casa. Como cada uno de sus compañeros, Pedro estaba trabajando con su correspondiente computadora. De repente, a través de Facebook comenzó a circular una foto que hacía alusión a Pedro. 
El profesor caminaba el aula pero daba la sensación que no estaba allí. Pero cuando por un instante salió de la clase, Pedro fue blanco de papeles, tizas que le arrojaban y en el pizarrón le dedicaron un dibujo. La dedicatoria mostraba a una persona con cara de libro, arriba aparecía su nombre y por el resto de la pizarra insultos como: Gordo, feo, maricón, cerebrito.
A las 12 el timbre señalo el regreso a casa. Pedro retornó a paso lento, cabeza gacha y con la espalda aún más encorvada. Al llegar a su casa la madre lo vio mal y le preguntó al saludar:
-Hola Pedro, ¿Cómo estás? ¿Te sucede algo?
Y como de costumbre, dirigiéndose a su habitación, él le dijo: - No, nada me pasa Mamá. Solamente estoy cansado, quiero dormir.  
 "BULLYING", Cortometraje realizado por alumnas del colegio Normal 9-001 de San Martin (Mendoza). Ademas Fue el ganador, de entre 48 propuestas, del Primer Concurso Sobre Violencia Escolar de la Zona Este "Jóvenes, Aulas y Comunidad en Paz", organizado por la Escuela Nº 4-208 Prof. Domínguez de Junín.


NAHUEL VAZQUEZ





[1] Recuperado de: http://proyectodelbullying.blogspot.com.ar/
[2] Recuperado de: http://3.bp.blogspot.com/-PGECJ6Xr0Bs/T8FruIjR5DI/AAAAAAAAATY/CBi4gsUoqfo/s1600/Capitulo+3+EL+Bullying.jpg






sábado, 30 de agosto de 2014

Editorial: Por un mundo que contenga varios mundos

  Editorial. UTOPÍA
  Bullying, ¿Qué tipo de sociedad buscamos?
En estos últimos años se ha incorporado a nuestro lenguaje cotidiano, la palabra bullying. Este concepto es originario de los países anglosajones y alude a la violencia que se produce, exclusivamente, dentro de los establecimientos escolares. Para Dan Olweus, quien es considerado pionero en el término: “Es una conducta de persecución física y/o psicológica que realiza un/a alumno/a contra otro/a”. Además, él añade entre una de sus características que: “Hay una repetición de los incidentes a lo largo del tiempo.”[1]
Manifestaciones de bullying [4]
 Está claro que la problemática se enmarca dentro de las escuelas, pero el bullying está ligado al contexto social. Una Sociedad incide en su producción desde el momento que no se tolera lo diferente y se excluye todo tipo de diversidad. Para esto, Carina Kaplan (2014),quien es doctora en educación por la Universidad de Buenos Aires, sostiene: “Vivimos tiempos violentos. Vivimos en sociedades capitalistas, desiguales, injustas, esa es la primera violencia que nos atraviesa a todos.”[2]
Además, Kaplan (2014) remarca: “Las sociedades creen que hay gente que nace para el éxito y gente que nace para el desprecio”.[3]
[5]
Por lo tanto, se puede observar que los colegios no son violentos, sino que están atravesados por factores sociales que influyen en su desarrollo. De este modo, todo acto que pueda ocurrir dentro de la escuela, es un reflejo de lo que ocurre en la comunidad.
Desde la sociedad se normaliza cualquier tipo de acto discriminatorio que los chicos adoptan como natural, y crecen dentro de un entorno plagado de injusticias sociales. Ellos, a través del contacto que tienen con el mundo, adoptan actitudes que, luego van a reproducirlas dentro de la escuela en la relación con sus pares.
También sucede que se crean estereotipos sobre lo que no es normal, y se tiende a señalar a las personas en esa cualidad de “diferente”. Entonces, dentro de las instituciones educativas, aparecen casos de chicos que son excluidos por sus compañeros, a partir de la clasificación que se hace de sus rasgos físicos, sus gustos o pensamientos. 
[6]
Concretamente todo ocurre debido al tipo de sociedad que se proyecta. Se observa una competencia feroz entre los ciudadanos para logar el progreso, donde los que no responden a unas series de requisitos, parecieran no servir. De tal manera que en la escuela, lugar que recibe chicos con distintas realidades, van a manifestarse estas diferencias entre los estudiantes, denostando siempre a aquel que no cumpla con los parámetros impuestos como “normales”.
Se observa claramente que la escuela, al pertenecer a una comunidad, va a recibir los efectos que ésta va dejando en su andar. Por tal motivo, se debería puntualizar en los hechos que ocurren en el entorno al ámbito educativo, como causante de lo que se desarrolla en este.
Por ende, al bullying no lo tenemos que mirar únicamente en los colegios, si bien surgen allí. Sino, hay que contextualizarlo en una realidad social para poder entender como es su funcionamiento.  De esta manera poder encontrar alguna clave para erradicarlo.
Y por consiguiente, se debería, también, hacer un enfoque crítico a nuestra sociedad. Osea, replantearnos seriamente hacia donde apuntamos y que construcciones hacemos en nuestra relación con los demás. 






[1] Recuperado de: http://www.xtec.cat/~jcollell/Z01Quees.htm
[2] Kaplan, C (2014). Violencia: "La escuela, modelo de construccion de otras relaciones. Recuperado de: http://www.primeraedicionweb.com.ar/v3/nota/impreso/124604/violencia-%E2%80%9Cla-escuela-modelo-de-construccion-de-otras-relaciones%E2%80%9D-.html
[3] Kaplan, C (2014). Violencia: "La escuela, modelo de construccion de otras relaciones. Recuperado de: http://www.primeraedicionweb.com.ar/v3/nota/impreso/124604/violencia-%E2%80%9Cla-escuela-modelo-de-construccion-de-otras-relaciones%E2%80%9D-.html
 [4] Recuperado de https://revistapantallas.wordpress.com/2014/03/
[5] Recuperado de: https://giselleland.files.wordpress.com/2014/08/bullying004.png
 [6] Recuperado de: http://elcronistadiario.com/wp-content/uploads/2014/10/bullying-big.jpg